ivanllera.es

lunes, 27 de febrero de 2012

Empresas y viviendas del País Vasco esconden 260.000 toneladas de amianto

Empresas y viviendas del País Vasco esconden 260.000 toneladas de amianto
Lleva diez años prohibido. Su uso se extendió durante los años veinte y, hasta su veto en 2002, fue material de uso frecuente en el revestimiento de cemento, tuberías e incluso en las cucharas de plástico. Se calcula que en el País Vasco quedan por retirar 260.000 toneladas de amianto: “Era bueno, bonito y barato”, aseguró José Antonio Vázquez, subdirector técnico del Osalan, durante unas jornadas sobre el mineral celebradas el miércoles en el auditorio Mitxelena de Bilbao y al que acudieron unas cuatrocientas personas.

En total, se calcula que España importó tres millones de toneladas de amianto, de los cuales un 76% fue a parar al cemento y el resto, a otros productos como tubos y hornos. Y son precisamente estos últimos los que mayor peligro generan: “Ese amianto está oculto porque se puede descomponer en fibras, lo que hace imposible su eliminación, algo que, si se trata bien, no ocurre en el cemento”.

Desde 1994, se han retirado en el País Vasco 40.000 toneladas de amianto, el 97% material no fibrable, el que se encuentra en el cemento, del resto no se sabe nada: “No existe ningún protocolo de recogida y, en muchas ocasiones, se retira y termina tirado en cualquiera parte, generando un problema de contaminación ambiental”, apuntó Vázquez.

Cuestión de salud

El efecto cancerígeno del amianto tiene un periodo de latencia de treinta años. Se estima que la atención a afectados por esta sustancia se llevó en 2008 un total de 106 miillones de euros, el 3,3% del presupuesto de la sanidad vasca. Sonia Pérez, viceconsejera de Trabajo del Gobierno vasco, reconoció que durante muchos años las enfermedades derivadas del contacto con el amianto en el entorno laboral han tenido un “nulo reconocimiento”. Garantizó “el compromiso del Gobierno vasco”, que ya trabaja para protocolizar la atención a afectados por esta sustancia.

Para normalizar esta situación, la directora general del Osalan, Pilar Collantes, anunció la creación de un fondo de compensación que establecerá indemnizaciones a los trabajadores afectados, tal y como ya se hizo en otros países como Francia y Bélgica.

*Este texto es uno de los ejercicios realizados para el máster en Periodismo Multimedia de la UPV/El Correo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • Twitter
  • Twitter
  • Vimeo
  • Google
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Tumblr

Colaborando con:

Últimos comentarios

Seguidores

Lo último

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger