ivanllera.es

miércoles, 4 de julio de 2012

«Llevo la bici por si acaso»

Los vecinos de las cuencas aceptan con resignación los cortes de mineros en las principales vías de comunicación

«Llevo la bici por si acaso»


5:53 de la mañana. El primer tren de Renfe con origen en Xixón parte a Uviéu con un par de minutos de retraso. Dos andenes a su izquierda, la unidad 3534 de Feve con destino Llaviana espera a sus primeros viajeros. Su salida está prevista para las 6:29. Solo dos minutos antes, un revisor de la compañía advierte de que la colocación de un tronco de un árbol sobre la catenaria a la altura de Tuilla impide el paso. Los únicos tres viajeros con destino a La Felguera se bajan del tren: «Nos da tiempo a coger el autobús».

Con su salida, solo quedan 16 viajeros en el convoy, ninguno de ellos con destino más allá de El Berrón. En este punto, el tren se encuentra con el primer servicio de la mañana con destino Xixón. «Les han dejado pasar, pero les han dicho que será el único. No sabemos cuándo se reabrirá el tráfico más allá de Tuilla. Es una causa ajena a Feve», explica un empleado de la compañía.

En el apeadero de Valdesoto se sube un pasajero. Su destino, La Felguera. «Solo vamos hasta Tiuya», le advierte el revisor. Se llama Juan y trabaja en Duro Felguera. Es vecino de Tiroco. Viaja con chaleco reflectante y casco: «Es la primera vez que me afectan los cortes, por eso me traje la bici. Soy el único de mi empresa que está teniendo problemas por retrasos».

Explica que es el único de la empresa que está sufriendo problemas de retrasos y que las mayores dificultades están viniendo por la falta de materiales para afrontar el tajo. «Perdemos tiempo. Los proveedores no llegan a tiempo por los cortes en las carreteras. Hay retrasos y tenemos que trabajar en fin de semana para compensar». En Tiuya, afronta sobre dos ruedas y con buen ánimo los «veinte minutos» que le separan de su destino.

No hay personal de Feve en la estación. «Dicen que les mandaron a El Berrón para informar. ¿Y nosotros quién nos informa?», se queja una pasajera habitual.

Un par de minutos y la unidad regresa a Xixón. En Valdesoto se sube Elena. Es funcionaria y viaja a Uviéu. «Cojo el tren todos los días y no se está notando. El tren llega bien». Lo mismo opina José, su compañero de trayecto y de oficina. «Algunos días hay algún pequeño retraso, pero no pasa nada, como trabajo en la administración…», bromea.

En El Berrón se sube Beatriz. Viaja a Xixón por trabajo. «Hay pequeños retrasos pero solo hubo un día que llegó una hora tarde. Estoy teniendo suerte». La misma buena dicha tiene su tocaya, Beatriz. Trabaja de carnicera en Xixón. «En los días de más complicaciones nos juntamos varios y nos vamos en coche». Se muestra comprensiva con los cortes. «Afecta, claro que afecta, pero en el trabajo no me dicen nada porque saben cómo está la cosa».

Los problemas en la circulación se han prolongado durante toda la mañana. En el ambiente familiar entre pasajeros y plantilla que domina los convoyes de la compañía, una mezcla de resignación y comprensión con las reivindicaciones de los mineros de las cuencas.

*Publicado en elcomercio.es el miércoles, 4 de julio de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  • Twitter
  • Twitter
  • Vimeo
  • Google
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Tumblr

Colaborando con:

Últimos comentarios

Seguidores

Lo último

Diseñado por Iván Llera empleando la tecnología Blogger